Estabilidad en tipos y avances en las bolsas

3 diciembre, 2014

Análisis, informe diario

Las bolsas europeas se comportaron positivamente con la excepción del Dax, que está luchando con su máximo histórico de 10.000.

Los bonos consolidaron posiciones en los actuales niveles de mínimos históricos de rentabilidad a la espera de que el BCE de más pistas sobre la posibilidad de iniciar una compra de deuda en el secundario.

A los niveles actuales de rentabilidad, caídas adicionales solo se podrían justificar con descensos adicionales de la inflación, lo cual no es descartable si se consolida la caída en el precio del petróleo o con la intervención del BCE. Lo que sí puede suceder es una bajada adicional, aunque ya está en mínimos de del diferencial de deuda español, en base a la mejora de los datos económicos que estamos viendo, como el PMI manufacturero (el español fue el más alto de la UEM en noviembre) o los datos laborales que conocimos ayer.

A este respecto los datos de paro registrado (descenso de 14.618 en noviembre, seis veces mayor que el año pasado y que supone una mejora histórica) y de afiliación a la seguridad social (5.232, frente a una caída de 66.819 del mismo mes del año anterior lo que supone el mejor noviembre en 7 años) suponen, junto con los datos de los últimos meses, un cambio de tendencia positivo y demuestran que se está creando empleo con un crecimiento del PIB de menos del 1,5%, por lo que el año que viene con crecimientos del entorno del 2% en el PIB, la mejora laboral puede ser mejor.

En EEUU el dato de gasto en construcción, que en noviembre creció un 1,1%, frente al 0,6% esperado, ayudo a las bolsas recuperar las pérdidas del día anterior y a volver a aproximarse a máximos.

Ayer fueron destacables las discrepancias de comportamiento en el sector de energía y relacionados. Por un lado, la bajada del precio del crudo puede provocar una tendencia de fusiones en el sector, como ayer descontaron BP y Shell de forma positiva, aunque sería una operación muy compleja. En el lado contrario la italiana Saipem y la alemana Salzgitter de la industria auxiliar se vieron penalizadas por la paralización del proyecto ruso de gasoducto South Stream.

Como ya decíamos hace unos días, el final de año para las bolsas europeas va a depender en gran medida de lo que diga el BCE mañana, cosa que no sucede en las bolsas americanas y asiáticas que se encaminan a máximos.

Fuente: Bekafinance

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Imprimir esta página

Los comentarios están cerrados.