Mandan los buenos resultados

23 septiembre, 2014

Artículos

Jaume Puig. Director General de GVC Gaesco Gestión

Este verano la bonanza de los resultados empresariales se ha impuesto a las problemáticas de índole geopolítico. Agosto fue un mes bursátilmente muy interesante, ya que pese a la evidencia de la implicación rusa en Ucrania, al conflicto de Israel con Gaza y al fuerte impacto mediático de las ejecuciones del Califato, las bolsas acabaron el mes en positivo. No es de extrañar, dado que simultáneamente se estaban publicando los resultados empresariales del segundo trimestre del año,que registraron sorpresas positivas, tanto en ventas como en márgenes y beneficios. Fruto de ello se han incrementado las previsiones de los resultados empresariales para todo el año tanto en Europa como en EE.UU. A mayores beneficios de las empresas mejores bolsas.

En los próximos meses los beneficios esperados de las empresas de la zona euro serán, muy probablemente, revisados nuevamente al alza por la comunidad de analistas. La razón no es otra que la progresiva incorporación a los modelos de valoración del nuevo escenario del tipo de cambio, un euro más débil que está aquí para quedarse. De los 1,39 dólares que se pagaban por cada euro a principios de mayo, cuando Mario Draghi, el Presidente del Banco Central Europeo, habló estableciendo por primera vez una clara relación causa efecto entre la sobre valoración del euro y la baja inflación de la zona euro, hemos pasado a los1,29 actuales. En 2015 persistirán los nulos tipos de interés en euros mientras asistiremos a las primeras subidas de los tipos de interés tanto en Inglaterra como en EEUU.

Esta diferencial fase en que se encuentran las políticas monetarias de las diferentes zonas del mundo seguirá presionando para que el euro se debilite. A medida que se consolide un euro bajo las empresas de la zona euro tendrán más facilidades exportadoras, incrementando su porción de lo que constituye el pastel del crecimiento mundial, y los aumentos de beneficios de las empresas de la zona euro serán mayores a los actualmente previstos. Ciertamente,no son necesarios nuevos aumentos para justificar la subida de un mercado bursátil que sigue desequilibrado, por barato, pero sin duda son un buen catalizador. Previsiblemente los índices bursátiles de la zona euro, Ibex-35 incluido, intensificarán su subida en los próximos meses.

En un momento en el cual muchas de las fuentes de retorno tradicionales, como son el mercado monetario y la renta fija, se han simplemente agotado, el motor de rentabilidad que proporcionan las bolsas permanece sólido e intacto. Sin burbujas a la vista, y con un doble catalizador: el persistente aumento de los resultados empresariales y una expansión de múltiplos no concluida aún; las bolsas están en condiciones de seguir impulsando los ahorros de instituciones y familias. No se trata de futurología, en la cual nunca he creído, sino más bien de una aplicación del mensaje que transmite el proverbio en latín “Respice, Adspice, Prospice”, algo así como “Analice el pasado y el presente para evaluar el futuro”. Es la nuestra una tarea de una paciente y profunda labor de análisis de todo aquello relevante para identificar los mejores motores de rentabilidad en cada momento. La renta variable ahora mismo lo es, y no por haberse quedado prácticamente sola en este cometido ha perdido validez. Este será otro debate que espero tenga lugar bien entrado ya el 2015 o quizás mejor en 2016.

Hay quien ve en cada nuevo acontecimiento geopolítico designo adverso el final del alza bursátil de todos estos años, aunque no se derive del mismo ninguna afectación importante para los beneficios de las empresas. Yo solamente veo en ellos ruido, una mera distracción de lo realmente importante… mientras en las bolsas lo que se negocie sean acciones de empresas.

¿Cómo mantener el norte ante tanta distracción? Estrategias mil. Les digo una de las que a mí me funcionan, conozcan lugares que desprendan esencia y realismo: La Segarra, la Vall Fosca, el Etna, Sedona, Uluru, y tantos otros que sin duda me dejo. Cualquiera que lo haya hecho sabrá que en entornos como estos la distinción entre lo importante y lo superficial se aprecia con mayor nitidez. Aprovechen pues el ruido para seguir comprando renta variable, y, por favor, si encuentran más lugares como estos, díganmelo.

 

Artículo publicado el pasado domingo, 21 de septiembre, en La Vanguardia – Sección Dinero

, ,
Imprimir esta página

Los comentarios están cerrados.